.

EE.UU. y Chile: distintas leyes, mismo problema

8403997186_08ddcd02be_o

“No hay un testeo estándar para quienes van al volante”, aseguró el senador republicano John Mica.

Mientras en nuestro país recién se está debatiendo públicamente sobre la legalización o la despenalización del consumo de marihuana, en EE.UU. la ley al respecto cambia según el estado del que se hable. Gracias a los cambios legislativos, en Colorado y Washington se puede comprar y consumir marihuana de manera legal; en otros 23 estados se permite algún grado de consumo medicinal; en 14 estados hay iniciativas para despenalizar el consumo en algún grado y en el resto –así como a nivel federal-, la marihuana sigue siendo ilegal.

El jueves pasado, los congresistas debatieron largamente en el Capitolio sobre los posibles riesgos de conducir bajo el efecto de esta droga y del riesgo al que expondrían a los peatones y demás conductores.

El tema que inició el debate fue el eventual y/o potencial riesgo de que un creciente número de conductores estuviese manejando bajo el efecto de una mezcla de drogas y alcohol. Sin embargo, el punto clave de la discusión –y para el que no importa si la droga está legalizada o no- lo acuñó el senador republicano John Mica, representante de Florida.

Al asistir a la sesión de la comisión de Transporte, el senador dijo que su preocupación se enfocaba en el hecho de que no hay ningún tipo de examen o testeo que determine si el conductor está o no bajo los efectos del THC, el ingrediente psicoactivo de la marihuana. Esto hace imposible dimensionar el peligro que implica manejar bajo los efectos de la cannabis.

“No hay un testeo estándar para quienes van al volante”, dijo Mica en la sesión. “No tenemos ningún procedimiento aceptable ni ninguna manera de decir si las personas se encuentran disminuidas en esas circunstancias”.

SONY DSC

Las regulaciones estadounidenses estipulan que un trabajador bajo los efectos de las drogas será despedido de forma inmediata, mientras en Chile la situación dista mucho de esa realidad.

La preocupación por los pilotos y conductores de automóviles, camiones, buses, trenes, etc. se centra en el creciente acceso a la marihuana, tanto recreacional como medicinal. Independiente de cómo los conductores consiguen la droga, personeros de la Casa Blanca dijeron a los congresistas que ésta aún está prohibida para pilotos, conductores particulares y comerciales y otros trabajos regulados al respecto a través del Departamento de Transporte (DOT) que obliga a estos trabajadores a realizarse testeos de drogas y alcohol frecuentemente.

La directora de la Oficina de Políticas de Alcohol, Drogas y Cumplimiento del Departamento de Transporte, Patrice Kelly, dijo en la misma sesión que “a millones de personas en trabajos sensibles a la seguridad, como los pilotos o conductores del metro, se les ha recordado que no pueden consumir marihuana, independiente de las leyes que rijan en su estado”. Kelly incluso reafirmó que “salir positivo en un test de drogas significaría un despido inmediato”.

Dicha ignorancia se replica en Chile, donde las campañas de despenalización y/o legalización no tienen certezas sobre los potenciales riesgos de conducir bajo los efectos de la marihuana en comparación con aquellos relacionados a la influencia del alcohol. Y aunque falten estadísticas al respecto, lo que surge con mayor urgencia es la necesidad de testear, en terreno, el consumo de drogas distintas al alcohol. No en vano la Ley del Tránsito penaliza la conducción “bajo la influencia de alcohol, drogas o estupefacientes”.

¿Quién y cómo se fiscaliza la segunda mitad de la ley? Es un tema que debiera sumarse a la palestra que está teniendo el debate sobre el consumo de marihuana, ya que, así como el alcotest puede funcionar desincentivando el consumo de alcohol al manejar, un testeo de marihuana podría disuadir también a los conductores de consumirla cuando están al volante. Si bien los riesgos de conducir bajo la, presencia de drogas aún no están claramente tipificados por todos los países, es un riesgo que ningún país está dispuesto a correr. Entonces la pregunta que cabe es que haremos en Chile?