.

Marihuana: ¿qué tan “seguro” es lo seguro?

La Cámara de Diputados chilena aprobó la despenalización de la marihuana. Los partidarios de este proyecto repiten su argumento para influir en el pensamiento popular y establecer en el que la marihuana es “segura”.

Esta declaración viene acompañada de varios slogan como: no hay muertes por sobredosis relacionadas con la marihuana, más segura que el alcohol, más segura que otras drogas, no es una droga de entrada y no es adictiva.

Fuente: http://goo.gl/x45l83

Fuente: http://goo.gl/x45l83

Pero quienes viven en lugares en los que la marihuana ya es legal están aprendiendo más sobre la “seguridad” de la marihuana y, francamente, se sienten engañados. Frecuentemente preguntan, “¿cómo podemos anular nuestro voto? Desafortunadamente, no va a ser fácil deshacer su decisión. Quizás otros puedan aprender del error colosal de por ejemplo, Colorado.

En este Estado, y en todos aquellos con algún tipo de legalización de marihuana, los envenenamientos infantiles han escalado significativamente. De hecho, las llamadas a centros de control de envenenamiento por casos de marihuana han aumentado un 30%.

De acuerdo al Drug Abuse Warning Network, la marihuana es la principal razón de visitas a Urgencias, por encima de todas las demás drogas combinadas. Su consumo permanente está asociado a enfermedades de pulmón y a cáncer, y aumenta el riesgo de sufrir un infarto. Adicionalmente, los accidentes de tráfico asociados al consumo de marihuana, sólo en Colorado, aumentaron un 100% entre 2007 y 2012.

Un sistemático análisis reveló que los consumidores de marihuana tienen un 17% más de riesgo de desarrollar una depresión. Para consumidores frecuentes, este riesgo aumenta al 62%. Múltiples estudios reportan un 40% más de riesgo de síntomas psicóticos o desórdenes en aquellos que han consumido cannabis.

Debe entenderse que, la tan promovida creencia de que la marihuana no es adictiva, ha sido completamente desacreditada, siendo la segunda causa de tratamiento por abuso de sustancias, sólo por detrás del alcohol.

Un estudio elaborado durante 25 años en niños de Nueva Zelanda encontró que el consumo frecuente de cannabis estaba asociado significativamente con el consumo y dependencia de otras drogas ilícitas.

Es hora de abstenerse de perpetuar la idea de que el consumo de marihuana no es un factor que contribuye, si 1 de cada 6 adolescentes y 1 de cada 10 adultos consumidores desarrollan dependencia al punto de necesitar tratamiento.

La definición de “seguro” literalmente significa “no expuesto a peligro o riesgo”. Parece que, en el caso de la marihuana, estamos redefiniendo “seguro” para querer decir “no mata”.