Jo McGuire nos cuenta sobre la legalización del uso recreativo de la Marihuana en Colorado (EEUU)

838f022f1f02707ff428502dd558e40a

Jo McGuire es parte de la junta directiva de la Asociación de la Industria de Pruebas de Alcohol y drogas (DATIA) y co-presidente de la Comisión de Educación de la marihuana. Ella es también una entrenadora y colectora profesional certificada de DATIA (PORAC​​) y un Empleado Designado Representante Entrenador Certificado (CDERT) que consulta y entrena a los profesionales que supervisan la seguridad empleados sensibles en el cumplimiento de las directrices de DOT federales para los programas de detección de drogas y alcohol. Jo ayuda a los educadores con la clase y estilo de montaje de presentaciones dirigidas a la prevención de drogas entre los jóvenes y la concientización de los padres y la educación.

Esto fue lo que le preguntamos  sobre el estado actual de Colorado, al ser el primer estado de los EEUU que permite la venta y posesión de marihuana para uso lúdico.

1. ¿Qué cree usted que necesita un país para estar plenamente preparado a la hora de autorizar los usos recreativos de la marihuana (o cualquier otra droga)? ¿Qué nos puede decir acerca de la experiencia en Colorado, y cuánto tiempo se demoró el estado en dar este gran paso?

Esta es una pregunta interesante. No fueron los legisladores de Colorado quienes escribieron la enmienda 64, sino los abogados que trabajan para el Marijuana Policy Project. Los estados tienen distintas maneras de crear leyes, y en Colorado, basta con reunir cierta cantidad de firmas en una petición para presentar una enmienda a nuestra Constitución Estatal, y luego se vota por los ciudadanos. Las campañas de peticiones fueron muy exitosas y populares en los campus universitarios en 2012, y luego, cuando se convirtió en una iniciativa electoral para los votantes, las campañas publicitarias se enfocaron en el potencial de las recaudaciones mediante impuestos a la marihuana, en lugar de evidenciar los desafíos de regulación. Colorado no estaba preparado el 2012 –ni lo está ahora- para la regulación de la marihuana.

Entonces, ¿cómo estar preparado completamente? No puedo responder eso, ya que nosotros no lo estábamos. Sólo pasaron algunas semanas desde el momento en que los votantes aprobaron la enmienda hasta que se legalizó la tenencia de hasta 28,3 gramos de marihuana y el autocultivo con hasta seis plantas en el hogar. Luego tuvimos unos pocos meses para sugerir recomendaciones para el marco regulatorio, lo que no fue suficiente. Ese trabajo continúa hasta el día de hoy, ya que constantemente encontramos nuevos desafíos y respuestas necesarias. Así que Colorado todavía está en el proceso de tratar de resolver esto.

No había dinero para establecer controles reglamentarios. Al principio creímos que podríamos sacar dólares de la División de Ejecución de marihuana medicinal the Medical Marijuana Enforcement Division, pero no había excedentes de esos impuestos. De hecho, estaban operando con un déficit y Colorado está sacando dinero del Fondo General del Estado para cubrir los costos de la regulación, que son tremendos. Sólo vamos a dimensionar completamente el alcance de estos problemas en varios años más. La venta de marihuana al por menor entró en vigor el 1 de enero de este año, y la diferencia entre la recaudación mediante impuestos y las predicciones hechas por los defensores de marihuana, empresarios y economistas ha sido abismal.

Seguimos reduciendo las proyecciones de los ingresos fiscales, pero no sabremos los costos de aplicación de la regulación hasta que entendamos todo su alcance. Por ejemplo, no tenemos suficientes inspectores o laboratorios equipados para el control de la gran expansión de los comestibles que se están creando. No existen limitaciones en torno a este tema, y hemos sufrido varias tragedias como resultado. También se ha registrado un aumento en las intoxicaciones accidentales de niños que han ingerido dichos productos. Esto está demostrando ser una tarea mucho más grande de lo que se había previsto inicialmente.

marihuana-Denver-Colorado-diciembre-AP_LNCIMA20131230_0010_58

2. ¿Cómo podría prepararse Chile en esta materia?

Si pudiera dar una sola advertencia, desde la experiencia de Colorado, sería la de entender plenamente que la regulación debe significar “control”, pero en Colorado no está funcionando de esa manera. Un ejemplo es que la enmienda 64 no nos permitió limitar las potencias de THC. En algunos países, el THC de más de 15 nanogramos es considerado una droga dura, a la par con la heroína. Pero en Colorado se permite incluso un 100% de THC. Debido a esto, vemos productos como ceras, aceites y comestibles con más del 80% de THC. Muchos votantes ahora están frustrados, porque no esperaban tener un sistema que parece fuera de control en demasiados aspectos.

Otro aspecto que me parece erróneo fue permitir que los individuos cultiven plantas en sus hogares. No hay manera posible de asegurar que las personas tomen las medidas de seguridad necesarias para impedir la contaminación o situaciones peligrosas, como la exposición al moho, ventilación inadecuada y riesgos eléctricos. Si bien la ley ha puesto tales requisitos para las operaciones comerciales, no hay control alguno sobre los cultivos personales. En muchos casos, los niños están expuestos y arrojan positivos en testeos de THC. Me temo que va a tomar bastante tiempo entender las repercusiones del enfoque de Colorado respecto de la marihuana.

3. Desde el punto de vista laboral, ¿qué puede decirnos de los ambientes de trabajo y sus políticas? ¿Cómo deben prepararse las empresas para enfrentar este nuevo escenario? Y más allá de las empresas, ¿cómo debe un país enseñar a la población sobre el uso de la marihuana?

Cuando se trata del ambiente de trabajo, la prioridad absoluta debe ser la seguridad de todos. Eso incluye al empleado, al compañero de trabajo, al cliente y al entorno de trabajo. La  enmienda de Colorado incluyó un punto aclarando que un empleador no está obligado a tolerar la marihuana en el lugar de trabajo, y tiene el derecho de hacer cumplir sus políticas de drogas. Creo que esto es muy importante para garantizar la seguridad y la productividad. Las empresas deben tener normas de seguridad con políticas sólidas y bien reguladas, y no tolerar ningún tipo de consumo de drogas en el lugar de trabajo, ni sus efectos. Todos los empleados deben presentarse a trabajar en un estado saludable y apto para su desempeño. Educar a los trabajadores será tremendamente importante para que entiendan que ciertas medidas de seguridad son necesarias en torno al uso de drogas y los riesgos involucrados.

En lo que respecta a la educación de la población sobre el uso de la marihuana, hay evidencia científica sólida y recopilada durante años que sugiere información importante. En primer lugar, el consumo de marihuana en la adolescencia es tóxico y dañino para el cerebro en desarrollo. El inicio temprano del consumo provoca una variedad de problemas de salud mental, y puede causar que una disminución del coeficiente intelectual irremontable. La marihuana sí genera dependencia, especialmente en los adolescentes y adultos jóvenes. La necesidad de programas de educación y tratamiento de abuso de sustancias es algo que Colorado aún no entiende a cabalidad, y tendrá que proveerlo de todas maneras. Además, la marihuana causa una serie de complicaciones de salud que deben darse a conocer, como el aumento del riesgo de ataques cardíacos, enfermedades pulmonares, trastornos de salud mental y depresión. Conducir en estado de ebriedad es peligroso, pero hacerlo tras combinar sustancias como marihuana y alcohol es aún peor. La cannabis tiene un efecto supresor sobre el alcohol, lo que significa que una persona podría no dimensionar que ha bebido demasiado y que está bajo los efectos del alcohol. La gente tiene que entender que el consumo de marihuana no está libre de riesgos.

4. En áreas como el transporte, por ejemplo, que son claves en la cotidianeidad de las personas, ¿cree que es necesario crear políticas o normas específicas sobre el uso de la marihuana?

Absolutamente. Normas específicas para el transporte son una prioridad. Una de las mayores tragedias ferroviarias en la historia de Estados Unidos se produjo debido a que el ingeniero ferroviario estaba consumiendo marihuana mientras conducía el tren. Dieciséis personas perdieron la vida en un terrible accidente que provocó un cambio legislativo a nivel nacional sobre testeo de drogas en el rubro del transporte. El testeo de consumo pre-ocupacional, aleatorio  y después de un accidente y como posible causa de éste debiese ser obligatorio para cualquier persona involucrada en la seguridad pública de los ciudadanos. Una preocupación que debemos abordar a futuro en Colorado es reunir más datos e investigación sobre el deterioro subagudo. Como estamos permitiendo potencias de THC ilimitadas, nuestros productos a base de marihuana están causando efectos de mayor duración. Algunos consumidores afirman que se sienten “volados” por hasta tres días. Esto tiene un impacto directo en las autopistas, los lugares de trabajo y la seguridad pública cuando la gente realiza su rutina habitual bajo la influencia de las drogas.

colorado-cannabis_2778853b

5. En su experiencia, ¿ve alguna relación entre el uso autorizado de marihuana y un crecimiento en el número de personas que realmente la consumen? ¿Podemos esperar lo mismo en nuestro país?

Estadísticamente, un “nuevo cliente” para el consumo de marihuana es una persona de entre 13 y 24 años. Las personas mayores no suelen ser el nicho para el “nuevo” el consumo de drogas. El incremento provendrá de adolescentes, estudiantes universitarios y jóvenes profesionales. Su consumo también será mayor, ya que la marihuana genera tolerancia y el usuario aumenta su frecuencia y dosis. También hemos tenido una afluencia de personas que vienen a Colorado para comprar marihuana para uso recreativo, por lo que el crecimiento de la población ha contribuido a nuestro aumento de consumo. Colorado también hizo provisiones para turistas de fuera del estado que quieran comprar y consumir marihuana, por lo que la industria del turismo también ha abultado el mercado. Pero fuera de esos factores, el ciudadano adulto promedio que no era consumidor de marihuana anteriormente no ha optado por experimentar con el producto después de la legalización.

 

Share This: