Marihuana, Cocaína o Fármacos en el trabajo: ¿Qué es más grave?

Recientemente, la Superintendencia de Seguridad Social (Suseso) presentaba el informe de licencias médicas de 2015, donde destacan con un 18% las correspondientes a afecciones de salud mental. Complementa este dato el último reporte de la OMS, donde Chile lidera el ranking de naciones deprimidas: 17% de nuestros conciudadanos padecen la enfermedad.

pastillasCuando hablamos de estas enfermedades, nos referimos a tratamientos muy potentes, con fármacos que pueden influir en el comportamiento y desempeño de las personas. ¿Pueden entonces estas personas desarrollar cualquier tipo de tarea? ¿Manejar un bus escolar o un camión minero, o pilotar un avión bajo los efectos de ansiolíticos, antidepresivos o analgésicos? La ACHS afirma que casi un tercio (29,4%) de los accidentes laborales en Chile dan positivo a drogas o alcohol, y no hablamos sólo de drogas ilícitas, sino también de las lícitas, recetadas por un médico.

Quizás como empleados no sabemos de los peligros de acudir a nuestros puestos de trabajo mientras estamos siguiendo un determinado tratamiento. ¿Sabía usted que algunos jarabes para la tos pueden causar somnolencia (contienen codeína, un derivado del opio) y están contraindicados para ciertas tareas como el manejo de autos o maquinaria? Por eso es que estos tratamientos deben reportarse a nuestros empleadores. Diferentes estudios muestran que un tratamiento para la depresión u otro trastorno mental inhabilita a las personas para ciertos trabajos y puede poner en riesgo su vida y la de quienes le rodean.

 

Como empresarios no debiéramos dar la espalda a un hecho latente en muchos rubros de nuestra sociedad, presente en distintos niveles desde gerenciales hasta operacionales.

Permitamos que nuestros empleados se acerquen a contarnos sus problemas y desarrollemos programas en nuestras compañías para mantener espacios de trabajo libres de drogas, sean estas drogas lícitas o ilícitas.

Esperamos que una futura moción desde el legislativo, como la presentada por la Diputada Marcela Hernando, logre incorporar en nuestro código laboral la prohibición de presentarse bajo la presencia o influencia del “alcohol y/o drogas” y de esta forma mejorar la seguridad, salud y productividad de nuestros trabajadores.

Share This: