Marihuana: Un proyecto con efectos negativos para la sociedad

Creditos fotografía: Nahuel Carvajal

Creditos foto: Nahuel Carvajal

 

Las últimas indicaciones hechas a la ley 20.000 en la Cámara de Diputados el pasado 10 de noviembre, sobre la legalización de la marihuana, no están tomando en cuenta los efectos negativos que se producirán en Chile, específicamente en el ámbito laboral. La indicaciones presentadas por el Gobierno, de un total de 22, plantean que se permitirá tener una planta de cannabis por casa (antes eran seis) y también se permiten dos gramos de porte para consumo privado (antes 10). Con esta cantidad se podría portar en la vía pública, un máximo de entre 4 y 6 cigarrillos de marihuana en la vía pública.

 

Las indicaciones se trabajaron en una comisión interministerial que incluyó a las carteras de Interior, Justicia y Salud. Y donde se acordó que quienes entreguen cannabis a menores de edad estarán arriesgando penas que pueden llegar a un presidio mayor en su grado mínimo y multas de 40 a 400 unidades tributarias mensuales.

 

Llama la atención que las medidas presentadas parecen aún no tomarle el peso suficiente a lo que significa reformar un proyecto de este tipo, donde se pone en juego la salud y seguridad de las personas en todo ámbito. Cifras de las ACHS indican que un tercio de los accidentes laborales que ocurren en el país, dan positivo por alcohol y/o drogas, dato que permite intuir que este proyecto puede ser problemático para nuestra sociedad.

 

Aprobar esta ley, tal como se encuentra en estos momentos, significa no hacerse responsable de los riesgos que implica este tipo de consumo en cada escenario en los que la sociedad se ve involucrada. ¿Qué pasará en el área de transportes o en el ámbito laboral si se aprueba esta ley? Contar ciudadanos con más acceso a esta droga puede traer más de un problema, entre ellos, un aumento de los accidentes causados por sus efectos en faenas o carreteras.

 

Hablar de esta reforma debe suponer una mirada amplia, donde se discuta la forma en que se regulará la marihuana en el comercio, las industrias, oficinas, y las condiciones bajo las cuales se usará. También las restricciones que la ley tendrá hacia los menores, entre otras cosas.

 

Permitir el consumo de la marihuana sin discutir las restricciones de seguridad en su uso implica validar socialmente una conducta que puede traer más de una consecuencia negativa para los ciudadanos y trabajadores chilenos. Podemos pretender que la ley solo será beneficiosa para la sociedad, pero la verdad es que en las condiciones actuales de las indicaciones en este proyecto, normalizar el consumo de marihuana sería bastante riesgoso para el país.  

 

Patricio Labatut

Share This: