.

Reproducción de la publicación en Occupational  Health & Safety (OH&S) “Marijuana Use and Its Impact on Workplace Safety and Productivity”

 Por: Terri L. Dougherty

 

El número de consumidores de marihuana en Estados Unidos está creciendo rápidamente, y esto impacta los lugares de trabajo. Los test de drogas reportan cada vez más positivos a marihuana, lo que supone para los trabajadores un incumplimiento a la Política de Alcohol & Drogas, con las respectivas sanciones que ahí se estipulen,  o que provocan, en el caso de un postulante al no ser considerado para el puesto de trabajo.

Un empleado que dé positivo y esté familiarizado con las leyes que permiten el uso medicinal y/o recreacional de la marihuana, puede sorprenderse si es sancionado, pero los empleadores tienen buenas razones para reforzar los controles de abuso de sustancias.

El principal motivo para prohibir la marihuana en los lugares de trabajo es la seguridad, pues su consumo está relacionado con un incremento de los accidentes. El National Institute on Drug Abuse menciona efectos a corto plazo como problemas con el movimiento corporal, dificultad para pensar y en la resolución de problemas, pérdida de memoria, etc.

Concretamente en el transporte, el impacto de la marihuana es alarmante, afectando la coordinación motora, los tiempos de reacción y la percepción de velocidad y tiempo, según la misma fuente.

 

hombre-serio-fuma-marihuana

 

Un lugar de trabajo seguro y productivo

 

Los empleadores tienen la obligación de proveer a los empleados de lugares de trabajo seguros, y no pueden comprometer los estándares de seguridad ni de productividad porque una ley permita el consumo de marihuana. No es tolerable accidentes laborales ni un pobre desempeño relacionado con el ausentismo, los atrasos, la insubordinación porque un trabajador consuma marihuana, aunque sea medicinalmente, si además el resto de compañeros de trabajo son medidos por ese estándar.

Nuevas leyes y un cambio de actitud en la sociedad con respecto a la marihuana podrían hacer crecer las percepciones erróneas sobre las drogas en los lugares de trabajo. A pesar de ello, los trabajadores deben saber de que una hipotética ley en favor de la marihuana no elimina la necesidad de seguridad y productividad laboral y, por tanto, deben esperar que sus empleadores trabajen en mantener los lugares de trabajo libres de alcohol y drogas.

 

Puedes leer el artículo original completo aquí