.

Sres. Diputados y Senadores

Hace pocos días, la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados le dio el visto bueno -por unanimidad- al proyecto de Ley que pretende despenalizar el consumo, tanto recreativo como medicinal, de la marihuana. Con esta primera instancia legislativa superada (por unanimidad), solo queda esperar la votación en sala del proyecto, que se prevé podría realizarse este mes.

Este escenario es apoyado, según el Injuv, por dos de cada tres jóvenes en nuestro país. Pero, ¿estamos realmente preparados para la legalización o despenalización de la marihuana? ¿Tenemos evaluados los impactos colaterales? ¿Tenemos creado el marco regulatorio y fiscalizador que lo soporte?

Macro_cannabis_bud

Considerando el hecho que es una de las drogas más consumidas sin importar edades o estratos socioeconómicos, es innegable que el crecimiento del consumo de marihuana se ha mantenido estable durante los últimos años. Así lo han revelado una serie de estudios y estadísticas de uso generadas por diversas instituciones dedicadas a seguir el uso de las sustancias en nuestro país. Según datos del 10º Estudio Nacional de Drogas en Población Escolar, entre 2011 y 2013 el aumento fue de 11 puntos porcentuales, es decir un 56,9% respecto a la misma medición el año 2011.

En términos de la población laboralmente activa, la marihuana se muestra de forma definitiva como la sustancia más detectada entre tests hechos a trabajadores de diversas industrias, tal como reflejó el estudio “Resultados de Testeo de Alcohol y Drogas en Trabajadores Chilenos”, publicado en Septiembre de este año por Global Partners, y que reveló que sobre el 50% de los resultados positivos indicaba consumo de la misma, indistinto de las acciones realizadas en la empresa.

El aumento comenzó a registrarse durante la última década, tras registrarse un alza en el consumo de marihuana de 5,3% a un 7% desde 2004 a 2006, según evidenció el Octavo Estudio de Drogas en Población General publicado en 2006.

De acuerdo a los datos entregados en el estudio correspondiente a 2013, el consumo de marihuana pasó de un 4,6% en 2010 al 7,1% en 2012. El aumento en el consumo se registró tanto en hombres y mujeres, y avanzó en todo los grupos de edad, a excepción de los adolescentes de 12 a 18 años y en el nivel socioeconómico bajo.

Marihuana_en_semáforo

Entonces cabe preguntarse, ¿estamos preparados para la legalización de la marihuana?

¿Qué pasará con la salud, la seguridad y el desempeño laboral de nuestros trabajadores? ¿Qué pasara con la industrias del transporte si ni siquiera somos capaces de fiscalizar el uso de drogas en los conductores (lo que está normado por la Ley del Tránsito)?

Esperamos que la respuesta llegue más temprano que tarde y que no tenga que ocurrir un accidente de consecuencias fatales para que nos demos cuenta que el marco regulatorio y de fiscalización era previo a la legalización o despenalización de la marihuana.