.

¿Curado Manejo Mejor?

El alcohol y las drogas hacen que los conductores bajo sus influencias se crean algo así como “Superman”, cuando en realidad “sus funciones psicomotoras se encuentran disminuidas. Se dificulta notoriamente el poder de juzgar la velocidad, la distancia y la situación relativa del vehículo. Además, aumenta el tiempo de reacción, es decir, aumenta el tiempo que tarda la persona en decidir qué debe hacer y cuándo actuar”, como nos cuenta la Dra. Marta Cabrera, contralor de alcohol y drogas.

http://youtu.be/uJcqgNbNBkU

La psicóloga M. Jimena Kalawski Isla, Master en drogodependencia, nos complementa la información diciendo que “no hay que olvidar que el alcohol actúa directamente en el cerebro deprimiendo su funcionamiento. El alcohol, aún en pequeñas cantidades, afecta la rapidez de los reflejos, lo que disminuye la capacidad de reaccionar adecuadamente al volante. Con mayores cantidades se produce, además, una distorsión en la percepción de la distancia de los objetos y empeora la coordinación motora. También, afecta las áreas del cerebro ligadas a las emociones y la persona se pone más temeraria al conducir. Incluso con mayores cantidades, se altera la función crítica del pensamiento, es decir, la capacidad de evaluar nuestros actos de manera adecuada”.

Conducir bajo los efectos del alcohol no es sólo un riesgo para quien maneja, sino que para todos los otros conductores y peatones que están circulando por las calles sobrios y alertas. Y es ahí donde hay que detenerse para pensar en las consecuencias que nuestros actos pueden traer a los demás. Es muy fácil decir que “curado manejo mejor mi auto”, total “es mi vida”, pero el hecho real es que no es así: es tu vida y la de todos los que transitan la que esta en riesgo. Eso, sin mencionar a las familias de los inocentes que pueden resultar afectados.

Sumado a lo anterior, los efectos del consumo de alcohol y/o drogas también son un riesgo latente al interior de las empresas. ¿Qué pasa con quienes deciden ir a trabajar con alcohol o drogas en el cuerpo?. Un trabajador que esté operando maquinaria pesada o realizando una actividad de alto riesgo es un peligro para él y para el resto de sus compañeros, si es que ha consumido alguna sustancia que afecte su estado de alerta. Ya no tendrá la misma capacidad de reacción, la misma precisión ni la misma habilidad que tiene sin estar en sus plenas capacidades. Lo triste es que mantendrá la confianza de sus compañeros, quienes realizarán sus labores como todos los días, sin percatarse del riesgo que corren.

Estudios demuestran que el 10% de los empleados de una empresa da positivo a un testeo de alcohol y/o drogas. Esa cifra nos impacta. Pero, ¿no es más impactante pensar en el 90% restante que se encuentra expuesto al riesgo de accidentes provocados por sus compañeros que consumen en el ambiente laboral?

Debemos tomar conciencia de la importancia que tiene no exponernos a accidentes laborales por el consumo de alcohol y drogas, pero más aún no arriesgar al resto por nuestra imprudencia. Es verdad que todos nos sentimos súper héroes cuando estamos con alguna sustancia en el cuerpo, pero no podemos olvidar que ya nuestras capacidades y habilidades se encuentran disminuidas y distorsionadas, además de estar raptados por la euforia.

Evitemos que ocurran más accidentes en las calles y en las empresas, no pongamos en riesgo a nuestros amigos o compañeros de trabajo. Ésto evitará que tengamos que lamentarnos después.

Para más información:
www.globalpartners.cl
www.drugfreeworkplace.cl